Sin voluntad, sin voz

Por: Miguel De la Rosa

Enfermos, adictos, dopados. Tan solo en Guayaquil, existen 24 clínicas de rehabilitación, avaladas por el MSP, para el tratamiento de sujetos consumidores de sustancias. Sin contar aquellas clandestinas, que si bien clausuran, vuelven a funcionar o más bien, mal funcionar. Haré mención a una noticia, que resalta el testimonio de un sujeto internado en una de estas clínicas, suceso de hace dos años, que no deja de ser actual y concernirnos. Tocaré algunos puntos de la entrevista, planteándome preguntas que han movilizado mi deseo de trabajo; con el fin de hacer una coyuntura entre lo social y el psicoanálsiis.

1.    La voluntad. Tanto los entrevistadores, como aquel sujeto, insisten en el internamiento “en contra de su voluntad”. Si bien, voluntad no equivale a deseo, debemos tener en cuenta una perspectiva: el goce del consumo atiborra la falta que encauza el deseo. ¿Cómo podría implicarse en el tratamiento, un sujeto que acude en contra de su voluntad?

2.    La voz. El privilegio de la voz. “Cuando uno está interno pierde la voz”, dice. No solo la voz, sino su condición como sujeto de derecho. Un cuerpo maltr-atado, drogado y subjetivamente cercenado. Ante la nula consideración del sujeto como tal, quisiera hacer mención a la perspectiva que tiene el psicoanálisis por la palabra, “[…] el psicoanálisis le devolvió, y lo hace en todo momento, la dignidad a la palabra, y a lo que ésta es capaz de inventar.” (Salamone, 2018) Quisiera anudar esta perspectiva con el punto a continuación.

3.    Un tratamiento para toda la vida. Los psicólogos de la entrevista hablan de un tratamiento individual… ¿Individual? Pero, a nivel del MSP, no sin lo colectivo de los protocolos; protocolos que apuntan a rehabilitar su “buen juicio”. La consideración “para toda la vida”, a  la que aquel psicólogo refiere, difiere de la propuesta de la posición de analizante permanente que sostenemos en la Escuela; es una consideración en minusvalía, como señala Miller sobre “lo imposible de soportar para el cuerpo social”. (1998, p. 164) ¿En qué medida podemos alojar a un sujeto y devolverle la dignidad a su palabra, aun cuando esta se encuentra acallada por el tóxico del cual goza y decolora los surcos de su deseo?

En este escenario, plagado de clínicas que reducen lo humano a la cifra, no a la cifra estadística de manuales psiquiátricos, sino la cifra de la salud mental como negocio,  ¿cómo hacer existir el psicoanálisis? ¿De qué modo, hacer vibrar el campo social, a un sujeto, con la voz de nuestra ética?

Estaremos trabajando para ello…

Dejo el enlace de aquella noticia a continuación:

http://www.rts.com.ec/actualidad/cicatrices–hombre-vivio-un-infierno-en-un-centro-de-rehabilitacion-23777

Bibliografía

Miller, J. (1998). Psicoanálisis y psiquiatría. En Elucidación de Lacan: Charlas brasileñas (pág. 164). Buenos Aires: Paidós.

Salamone, L. (2018). El inconsciente es poesía. Obtenido de Lecturas de psicoanálisis lacaniano: https://ldsalamone.blogspot.com/2018/10/prologo-el-inconsciente-es-poesia.html?fbclid=IwAR179rkDiw4Ug2F1Q6p_1ez-XSkou1zX0rGe4beYebpXDKy8b8C1-q0aeIc

 

 

Anuncios

El psicoanálisis y el autismo

DECLARACIÓN

Del Observatorio sobre Autismo de la Federación Americana de Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana (FAPOL), de las tres Escuelas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) en América: Nueva Escuela Lacaniana (NEL), Escuela Brasilera de Psicoanálisis (EBP), Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL).

El psicoanálisis atiende el sufrimiento de un sujeto, reconociendo el gran esfuerzo que éste hace por encontrar tentativas íntimas de solución, a lo que vive como un tropiezo que conmueve sus certidumbres y su deseo de participar del goce de la vida con otros. Considera de esta manera que cada sujeto es diferente, cada uno es una excepción, cada dificultad es singular, única; cada cual tiene sus maneras de afrontar los impases inherentes o contingentes de la vida, y es esto lo que lo hace inigualable. Este principio de la clínica psicoanalítica, enmarca el encuentro del psicoanalista con el niño o el joven autista.

*****

  • El psicoanálisis concibe el autismo como un sufrimiento ante la dificultad que le representa el lenguaje, el lazo social, y la relación con el cuerpo y los objetos.
  • Parte de valorar que la palabra del autista tiene un peso fundamental y aunque algunos no disponen de lenguaje efectivo tienen siempre, algo para decirnos. Nuestra posición es de una escucha atenta y prudente, de respeto por el síntoma que cada autista presenta porque consideramos que cada uno tiene una manera personal de afrontar las dificultades de vivir y el sufrimiento que de allí se desprende. Es el reconocimiento que el psicoanálisis hace del sujeto como alguien que trabaja constantemente, sin tregua, intentando encontrar el modo de acercarse, de conectarse con el mundo sin tener que pagar el precio de su desaparición.
  • El psicoanalista cuando atiende a un sujeto autista intenta ubicar y acompañar cuál es la tentativa de solución que el autista ha encontrado para tratar su padecimiento, captar la función lógica de sus actos que escapa a todo entendimiento común y que lo sume en soledad. Es la apuesta por un intercambio inédito que genere las condiciones para consentir al acercamiento de otro, y así, a la ampliación posible del lazo con los demás.

*****

  • A diferencia de otra época, en la actualidad los índices de la presencia de personas con autismo en diversos ámbitos sociales son marcadamente elevados. La cuestión del autismo no había estado nunca en el primer plano de las políticas sociales, educativas y de salud. Ante la falta de consenso sobre la causa del autismo existen diversas ofertas de tratamiento, entre las que se cuenta el psicoanálisis.
  • El psicoanálisis no pretende un lugar privilegiado ni unilateral en la oferta del tratamiento del autista.
  • El psicoanálisis aboga por la necesidad del pensamiento abierto y plural, a partir del respeto por las diferencias, y por los ideales de una sociedad justa, que reclama el derecho a decidir del sujeto autista y su familia, sobre el tratamiento que considere más conveniente para su vida.
  • La intervención o incidencia en los debates sobre políticas estatales alrededor del autismo, debe partir del diálogo, del respeto y del consenso entre profesionales; como también del respeto por el testimonio de los padres y del mismo sujeto.

FAPOL: Observatorios y redes

Tomado de la página de la FAPOL

En NEL, “Acción lacaniana”: nel-amp.org

Los Observatorios

Los Observatorios, creados por el Bureau de FAPOL con el acuerdo del Presidente de la AMP en abril de 2014, tienen en su mira problemáticas consideradas claves en la actualidad y que conciernen al Psicoanálisis en los diversos contextos socio-políticos americanos en los que sus miembros desarrollan su práctica.

Cada Observatorio está compuesto y coordinado por miembros que pertenecen a las tres Escuelas de la AMP en América, realizando a su vez, un trabajo al interior de cada Escuela. El esfuerzo de los Observatorios está en el hilo de la Acción lacaniana que aborda la complejidad de la época contemporánea que en sus múltiples facetas afecta las subjetividades, los cuerpos y las relaciones sociales.

Las redes

La FAPOL, además de mantener un lazo estrecho entre las tres Escuelas de América con el fin de preservar y extender el Psicoanálisis, ha instaurado redes conformadas cada una por las tres Escuelas, las cuales a su vez llevan a cabo un trabajo con miembros en el seno de cada Escuela. Las Redes de Fapol son:

  1. Red Universitaria Americana RUA
  2. Iniciativa Universitaria de Formación e Investigación IUFI
  3. Red de Psicoanálisis Aplicado RPA
  4. Red de Cine y Psicoanálisis RCP

Observatorios

Redes

El psicoanálisis y el autismo: DECLARACIÓN

DECLARACIÓN

Del Observatorio sobre Autismo de la Federación Americana de Psicoanálisis de la Orientación Lacaniana (FAPOL), de las tres Escuelas de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP) en América: Nueva Escuela Lacaniana (NEL), Escuela Brasilera de Psicoanálisis (EBP), Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL).

El psicoanálisis atiende el sufrimiento de un sujeto, reconociendo el gran esfuerzo que éste hace por encontrar tentativas íntimas de solución, a lo que vive como un tropiezo que conmueve sus certidumbres y su deseo de participar del goce de la vida con otros. Considera de esta manera que cada sujeto es diferente, cada uno es una excepción, cada dificultad es singular, única; cada cual tiene sus maneras de afrontar los impases inherentes o contingentes de la vida, y es esto lo que lo hace inigualable. Este principio de la clínica psicoanalítica, enmarca el encuentro del psicoanalista con el niño o el joven autista.

*****

  • El psicoanálisis concibe el autismo como un sufrimiento ante la dificultad que le representa el lenguaje, el lazo social, y la relación con el cuerpo y los objetos.
  • Parte de valorar que la palabra del autista tiene un peso fundamental y aunque algunos no disponen de lenguaje efectivo tienen siempre, algo para decirnos. Nuestra posición es de una escucha atenta y prudente, de respeto por el síntoma que cada autista presenta porque consideramos que cada uno tiene una manera personal de afrontar las dificultades de vivir y el sufrimiento que de allí se desprende. Es el reconocimiento que el psicoanálisis hace del sujeto como alguien que trabaja constantemente, sin tregua, intentando encontrar el modo de acercarse, de conectarse con el mundo sin tener que pagar el precio de su desaparición.
  • El psicoanalista cuando atiende a un sujeto autista intenta ubicar y acompañar cuál es la tentativa de solución que el autista ha encontrado para tratar su padecimiento, captar la función lógica de sus actos que escapa a todo entendimiento común y que lo sume en soledad. Es la apuesta por un intercambio inédito que genere las condiciones para consentir al acercamiento de otro, y así, a la ampliación posible del lazo con los demás.

*****

  • A diferencia de otra época, en la actualidad los índices de la presencia de personas con autismo en diversos ámbitos sociales son marcadamente elevados. La cuestión del autismo no había estado nunca en el primer plano de las políticas sociales, educativas y de salud. Ante la falta de consenso sobre la causa del autismo existen diversas ofertas de tratamiento, entre las que se cuenta el psicoanálisis.
  • El psicoanálisis no pretende un lugar privilegiado ni unilateral en la oferta del tratamiento del autista.
  • El psicoanálisis aboga por la necesidad del pensamiento abierto y plural, a partir del respeto por las diferencias, y por los ideales de una sociedad justa, que reclama el derecho a decidir del sujeto autista y su familia, sobre el tratamiento que considere más conveniente para su vida.
  • La intervención o incidencia en los debates sobre políticas estatales alrededor del autismo, debe partir del diálogo, del respeto y del consenso entre profesionales; como también del respeto por el testimonio de los padres y del mismo sujeto.

Las comisiones de la Nel Guayaquil: Comisión Cine y Psicoanálisis

El psicoanálisis descrito como una técnica que opera dentro del campo de la palabra y del lenguaje es hoy en día una de esas frases seguras con las que no se puede más que estar de acuerdo, una ‘verdad de Perogrullo’, y, sin embargo, los alcances de esta son un tema de continuo trabajo. Uno de estos alcances lógicamente nos remite -como bien anotó Lacan en su escrito sobre el tema[i]– a la exigencia de “una asimilación profunda de los recursos de una lengua, y especialmente de los que se realizan en sus textos poéticos. Tal era el caso de Freud” -continúa señalando Lacan- “en cuanto a las letras alemanas. (…) Toda su obra da fe de ello.[ii] Lo citado data del año 1953 y, asumiendo que el tiempo no ha pasado en vano, bien vendría matizar este señalamiento 65 años después. ¿Qué serían hoy estos “recursos de una lengua (…) que se realizan en sus textos poéticos”? Entender por textos poéticos sólo a la poesía sería un simplismo que no comparto y, por mi parte, prefiero entenderlo como “poiesis”, como proceso creativo. 

Ahora bien, en el mundo moderno de las lógicas digitales de la interconectividad global, servicios on-line como Netflix o Amazon constantemente producen piezas audiovisuales -ya sean seriales o standalones- que forman parte de la poiesis de nuestro tiempo, esto es, la escritura donde se real-izan los recursos de una lengua en tanto es hablada en nuestro tiempo. ¿Acaso no conviene entonces que el psicoanálisis -concretamente- que los trabajadores decididos se empapen y hagan uso de esta poiesis moderna tanto como Lacan y Freud en su momento lo hicieron? Es esta, en resumidas cuentas, la motivación de este trabajo que nos proponemos en la NEL Guayaquil.

A partir de estos recursos on-line, nuestro objetivo consiste en realizar una lectura de los fenómenos actuales a partir de lo que nos enseña el discurso psicoanalítico: la incidencia de las tecnologías en la vida cotidiana, las consecuencias de prácticas seudocientíficas dentro del campo de la salud, las repercusiones sociopolíticas en los cuerpos, la fluctuación de los significantes que representan los roles y condicionan las relaciones humanas, entre otros.

Estas proyecciones, serán presentadas con un rango de 45 días, en las cuales tanto miembros, asociados, cartelizantes, amigos de la Escuela y el público en general son bienvenidos a sugerir material y trabajar en conjunto.

Miguel de la Rosa García – Carlos Quezada

[i] Lacan, J., “Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis” en Escritos 1, Siglo Veintiuno Editores, 2012

[ii] Ibid

 

Las comisiones de la Nel Guayaquil: Comisión de Biblioteca

Las comisiones de la Nel Guayaquil.

Comisión de Biblioteca

Para el directorio del presente período, hemos organizado una propuesta de trabajo en la Comisión de Biblioteca, encargándonos de las distintas funciones que Fibol, la Federación Internacional de Bibliotecas del Campo Freudiano define y que hemos recogido en esta propuesta.

Ana María Haddad, responsable del funcionamiento organizado de la Biblioteca material y virtual con su contenido de texto, logrado ya en el período pasado y en este momento se enfatizará la difusión y facilidades para su estudio y consulta.  También será responsable de la librería.

Ana Ricaurte, responsable de la vinculación de la Biblioteca con lo social, en su función de extensión, organizando encuentros y conversaciones con interesados en el psicoanálisis como práctica y como referencia para otros saberes.

En este eje estamos incluyendo un programa de Cine y Psicoanálisis, como foro de discusión y conversación sobre temas coyunturales de interés social.  Este programa estará a cargo de Carlos Quezada y Miguel de La Rosa.  Tenemos el interés de participar en el Observatorio de Cine y Psicoanálisis de Fapol, para lo cual haremos los contactos y consultas pertinentes.

“La FIBOL sigue desde hace años una orientación política tendente a situar a las Bibliotecas como eslabón práctico, en su lugar de acción lacaniana, con los aficionados al psicoanálisis y con la opinión ilustrada de cada ciudad. Retoma la expresión de Jacques-Alain Miller, en el sentido de dedicarse a la “educación freudiana” de la población. Al igual que la Escuela, una Biblioteca no abre sus puertas tan sólo a especialistas: acoge tanto a los analistas como a los no analistas.

La elucidación de la práctica analítica, sin la cual sus fines y sus medios sufren un menoscabo inevitable, pasa por una elaboración informada, no sólo de sus propios avatares, sino también de la época en la que es requerida. Las Bibliotecas son un instrumento indispensable para realizar ese trabajo. Ofreciendo una documentación de primera mano, sin la cual no puede conseguirse ningún trabajo verdadero, ya sea de estudio o de enseñanza, ponen un tesoro al alcance de todos.

Sostener polémicas, practicar la discusión e instruirse en nuevas fuentes son tres direcciones que permiten mantener el Campo Freudiano del lado de las luces. Por ello las Bibliotecas de la Orientación Lacaniana no pueden contentarse con poner a disposición de los lectores una gama lo más amplia posible de volúmenes, sino que deberán poner empeño, en particular, en la organización de presentaciones, conferencias, debates y cualquier otra forma de ampliar el terreno de las discusiones con ocasión de las obras que vayan apareciendo, para poner así de relieve la lectura que de ellas permite hacer el Campo Freudiano.

El debate y la crítica son parte integrante del registro del trabajo en intensión y constituyen una de las bisagras entre ese registro y el de la extensión. El debate no debe reducirse a un asunto interno que afecte a la causa analítica por y para ella misma; sitúa a dicha causa en particular, en sus relaciones con la ciencia, para, aún teniéndola como condición de posibilidad, distinguirse de ella y poder así evaluar sus consecuencias. Es decir, que el trabajo en extensión y el trabajo en intensión se tocan sin por ello confundirse”

Ana Ricaurte