“No hay experiencia de Escuela sin experiencia analizante”: ¿Cómo hacer existir la Escuela en lo múltiple?

Por: Piedad Ortega de Spurrier

*Producción presentada en el Congreso de la Asociación Mundial de Psicoanálisis del 2 al 6 de abril de 2018, Barcelona-España. 

La experiencia analizante nos confronta con una radicalidad esencial, la de la soledad cuando se capta que el sujeto ha recibido su propio goce, cuando creía que se trataba del goce del Otro. Así se concluye que el goce es pulsional y autoerotico.

Si el psicoanalista está definido por su soledad. ¿Por qué habría de formar parte de una comunidad, en este caso, la Escuela?

Si el Psicoanalista busca la Escuela para aliviarse de su soledad y encontrar una complementariedad entre sus miembros, la Escuela se tornará en un objeto idealizado, pero imposible. Esto nos permite respondernos por qué las comunidades psicoanalíticas tienen la tendencia a convertirse en imposibles y con dificultades para sostener la causa analítica y con ello, renunciar a la experiencia del inconsciente.

Lacan inventa una comunidad analítica para continuar la experiencia analítica. Su objetivo se opone a la conformación de un conjunto. Se trata más bien de una serie de soledades que en la singularidad de cada una, sostienen una causa: el Psicoanálisis.

Para esto, el psicoanalista tiene que hacerse causa en dos vertientes: con cada uno de sus analizantes como causa de su deseo, para iniciar y sostener la experiencia analizante, y para sostener la vigencia del Psicoanálisis con una oferta renovada en la supervivencia del síntoma bajo las coordenadas actuales.

La orientación Lacaniana no es sin la Escuela y no hay Escuela sin el pase. ¿Que quiere decir esto?

Que los analistas no pueden quedarse satisfechos con decir “Soy analista” o “Yo me autorizo de mí mismo”.  La Escuela pide que consientan a que otros verifiquen  su existencia a partir de la transmisión efectiva de la experiencia en devenir analista y que esos resultados puedan ser conocidos por todos aquellos que se interesan en el Psicoanálisis.

Es otra manera de mantener su rigor y su existencia, porque cada testimonio en su transmisión, sostiene lo más vivo de la experiencia al intentar hacer pasar lo más singular de cada uno a la colectividad, que pueda servirse de esos hallazgos en el ejercicio de mantener abierta la existencia del inconsciente y también de ese más allá, convocado desde la palabra misma.

Es al síntoma como resto que se le propone un nuevo destino bajo la forma de una transferencia de trabajo para el analista que se ha producido al final de la cura.
La orientación lacaniana también nos plantea que si el final del análisis se circunscribe en lo incurable del síntoma, es algo de lo que el analista que devino de esa experiencia debe hacerse cargo. Hacerse responsable de ese goce autista y encontrar las formas más convenientes de insertarlo en el vínculo social, en su beneficio y para el Otro de la comunidad analítica. Por esto el affectio societatis obedece a una posición ética.

En suma, la orientación lacaniana conlleva la asunción de la soledad del acto analítico y la necesidad de inventar formas de estar en comunidad donde la singularidad de cada uno pueda ser soportada y no se convierta en un obstáculo a la transmisión de cada uno.

Cada uno de los que participamos en las sedes, delegaciones y grupos asociados debemos pensar cómo, desde la particularidad de cada lugar y la singularidad de cada uno, hacemos posible un trabajo que sostenga el discurso del Psicoanalista y verificar si nos deslizamos a otros discursos que podrían producir un taponamiento del inconsciente, que nos podría llevar a llenarnos de actividades de forma apurada sin pensar a donde nos conducen.

Tenemos que estar claros que la Escuela como sujeto, no es tanto la acumulación de saber o la transmisión, más afines con los proyectos universitarios, sino que es un lugar donde cada uno encuentra un real inasimilable a lo simbólico,  experiencia que devuelve a cada cual la condición de sujeto dividido al producir ese movimiento dinámico que es el deseo de saber. La Escuela puede así convertirse en una experiencia subjetiva.

La perspectiva del síntoma permite preguntarnos si en cada una de nuestras actividades y en los modos de inserción en la Escuela y fuera de ella hacen posible la existencia del Psicoanálisis.

Aprovechemos esta oportunidad para interrogarnos.

 

Anuncios

Amor y sexo

Por: Piedad Ortega de Spurrier

*Producción presentada en el Congreso de la Asociación Mundial de Psicoanálisis del 2 al 6 de abril de 2018, Barcelona-España. 

El amor apunta al sujeto en cuanto le suponemos una frase articulada,  algo que se ordena  o puede ordenarse con toda una vida, hay que remarcar que un sujeto en tanto tal, no tiene mucho que ver con el goce pero que su signo  puede provocar el deseo.

Entonces siguiendo a Lacan ¿Dónde se juntan el amor y el goce sexual? Si entre los sexos en el ser que habla no se da la relación ¿Qué es lo que la suple?  Freud nos lo anuncia con el Eros, como esa función del dos vuelto en uno. Es por la vía del inconsciente y no de la relación sexual que se produce tal sustitución, ese es el destino del amor, pero también constituye su drama y telón de fondo en que se despliega la experiencia analítica.

Si Freud ubicaba en el amor al padre la causa de la neurosis, la intuición de Lacan se desplaza a lo que sucede entre los hombres y las mujeres, por esto pone su atención en aquellos que parecen no poder establecer dicho lazo, esto es en la psicosis. De esta manera Lacan nos trasmite como el amor en la psicosis permite aclarar los asuntos del amor en general, Miller destacará que el amor linda con la locura al señalar la escasa diferencia entre amor y erotomanía.

¿Qué sucede con el amor y el goce cuando no se encuentran ordenados por el Nombre del Padre? La propuesta de Lacan para responder a esa pregunta es pasar del orden a lo nodal.

Sus “tres”, que nos legó, el nudo borromeo, permiten leer como cada quien podría anudar a su manera lo imposible en la escritura de la relación sexual con aquello posible a escribir del saber inconsciente. Síntoma o suplencia, sea en la neurosis para hacer existir la no-relación sexual, sea en la psicosis en la posibilidad de un dispositivo que le permita a un sujeto defenderse contra lo intolerable del deseo del Otro. Por ende, el amor no es privativo de la neurosis, también es posible en la psicosis aunque si hay que destacar su existencia problemática.

El amor liga a un “uno” con otro “uno” en el que es posible reconocer el placer que llama a la re-unión en la realización amorosa. Cuando el amor se ubica del lado de la vida, consiente a algo que no se deja circunscribir dentro de la palabra amorosa o en los efluvios del sexo. Se hace evidente la presencia ineludible de una falta que da cuenta del deseo y de lo real. Cabe destacar que el sexo, al hacer resonar la falta, al no poder reabsorberse a través de las representaciones o en los destellos del goce, constituye un agente perturbador en la relación amorosa. El sexo introduce así un desacuerdo en la dimensión del goce que separa al amor del Otro.

El amor en el registro imaginario vela esta antinomia. Así, el amor neurótico no está exento de dificultades. Los modos de hacer con la falta en el amor son ampliamente formalizados por Miller en su texto “Los laberintos del amor” de 1992.

Las posibles coordenadas del amor en la psicosis son muy complejas, porque hay una carencia radical de la significación fálica, la dialéctica del deseo no es accesible y en consecuencia se aprecia una ausencia de defensas contra el deseo del Otro. Al mismo tiempo no se pone en juego un goce localizado en el Otro, ni un tratamiento de la falta y de la ausencia, por no contar el sujeto con el uso del semblante para suplirlas. Aun así Lacan sostiene que es posible el amor en la psicosis, al que lo califica “muerto”.

Es claro desde Freud, que el delirio puede ser “amado como a sí mismo” o amarse como un ideal, al punto de ocupar el lugar del partenaire.

Hay que destacar que el amor en la psicosis se apoya en identificaciones imaginarias rígidas, que ponen al sujeto en riesgo cuando esos otros al que se identifica se encarnan en el partenaire, en cuyo caso la distancia con él, desaparece y surge el estrago o lo peor.  

Sigamos el hilo, de los signos discretos, de enganches y desenganches, de las “desconexiones sucesivas”, hasta sus modos de compensación y de soluciones imaginarias.  El amor y la sexualidad también pueden producir suplencias y una relativa homeostasis.

Piedad Ortega de Spurrier

LaLeo #4

LaLeo

#4

Editorial

Ya tenemos WEB de las Jornadas! En este número de LaLeo la presentamos lista para sumergirse en ella, con diversas secciones incluída la de este boletín.

De otro lado, además de estar ya operativo el sistema de pago online, queremos ofrecer un instructivo para el pago paso a paso.

Una vivaz propuesta musical para cantar a la mamma! de un un grupo coral italiano, Neri per Caso con un comentario de una conocedora, nuestra colega Gladys Martínez.

En esta edición:

1.- Presentación de la página web de las Jornadas
2.- Instructivo para las inscripciones
3.- Acompañamiento Musical: Viva la Mamma! por: Gladys Martínez
4.-Tema musical: “Viva la Mamma!” Neri Per Caso

Presentación de la Web


¡Ha comenzado la cuenta regresiva hacia las X Jornadas de la NEL! Con el título ¿Qué madre(s) hoy?, miembros, asociados, amigos, estudiantes, profesionales y todo el que quiera sumarse, trabajaremos estos meses alrededor de los cuatro ejes propuestos por la comisión científica:

Deseo de madre/Deseo de mujer, 
El estrago materno, 
¿Locura materna?, 
La ciencia, lo jurídico: los cuerpos de la maternidad.

La página web será testigo y receptor de todo este proceso y queremos que todos se sientan convocados a visitarla, leerla, divertirse con nuestro trabajo y ocurrencias. La comisión está trabajando para que la experiencia de visitarla sea dinámica, al mismo tiempo, que permita encontrar los contenidos de una manera sencilla y rápida. Ahora mismo pueden comenzar a leer nuestros tres primeros boletines y la primera bibliografía propuesta por la comisión encargada.
Nos interesa que conozcan a nuestras invitadas, que las escuchen o lean en las entrevistas que serán publicadas. Que la voz de cada Sede, Delegación y Grupo Asociado esté presente.

Queremos también que encuentren información útil para su viaje, orientación sobre lugares para hospedarse, restaurantes donde comer y ,por supuesto, qué lugares visitar en esta gran ciudad que será la anfitriona.

Estamos muy contentos y queremos transmitirles esa alegría y entusiasmo por el trabajo que viene en los siguientes meses y al que queremos que se sumen uno por uno.
Los invitamos entonces a visitar la página de nuestras X JORNADAS y esperamos que sea una experiencia vivificante.

http://x.jornadasnel.com

Comisión página web
Susana Dicker y Carolina Puchet (coordinadoras)
Heidi Gehler y Joaquín Carrasco (colaboradores)

Instructivo para las inscripciones

Ya puedes inscribirte en las X Jornadas de la NEL
“Qué madres hoy. Vicisitudes en la experiencia analítica”,
Ciudad de México, del 19 al 21 de octubre 2018

 ¡ES MUY FÁCIL!

¡NO TIENES QUE ESPERAR MÁS!!

¿CÓMO?

Visita la página de las X Jornadas www.x.jornadasnel.com y allí encontrarás el link INSCRIPCIONES.

Cuando hayas ingresado a la sección Inscripciones, debes seguir cuatro pasos para realizar y completar la inscripción a las X Jornadas de la NEL:

1) Elige tu forma de pago:
a) Depósito o Transferencia en Pesos Mexicanos
b) Pago online con tarjeta vía PayPal

2) Ingresa en la forma de pago escogida. Allí encontrarás un formulario, el cual debes completar y seguidamente enviar. Recibirás de vuelta, ese mismo día, un mail de acuse de recibo de parte de tesoreriaxjornadasnel@gmail.com

3) Una vez completado y enviado el formulario, automáticamente se te presentará, dependiendo de la modalidad de pago escogida, la siguiente información:
a) Si escogiste Depósito o Transferencia Bancaria en Pesos Mexicanos, encontrarás los datos de la cuenta bancaria donde debes realizar tu pago.
b) Si escogiste Pago online con tarjeta vía PayPal, puedes acceder al pago que te corresponda, profesionista/profesional o estudiante, y luego seguir las indicaciones de pago de PayPal.

4) Una vez lleves a cabo el pago, por la modalidad que hayas escogido,  debes enviar copia del comprobante de depósito,  transferencia, o pago PayPal,  y la copia de la credencial de estudiante (en caso de haberte inscrito bajo esta modalidad) a la siguiente dirección electrónica: tesoreriaxjornadasnel@gmail.com y escribir en el asunto del mail: Comprobantes

Recibirás de vuelta un mail de confirmación de inscripción, de parte de la Comisión de tesorería de las X Jornadas de la NEL, el cual debes imprimir o guardar en los archivos de tu móvil, para ser presentado al momento de la acreditación en las fechas de las X Jornadas de la NEL. 

Comisión de Tesorería:
Aliana Santana N.
Betty Gastelum

Acompañamiento Musical

Vivia la Mamma!
Por : Gladys Martínez de NEL-Cali

Con este nombre es conocida una de las más modernas óperas del compositor italiano Gaetano Donizetti. (1827) Se trata de una sátira, donde con mucha chispa y gracia, se retrata el caos que reina en los ensayos de una ópera cuando todos se viven como divas y prima donnas. Sin embargo, el nombre original que utilizó Donizetti, no fue este. Este nombre fue acuñado recién en 1960, en parte por su sonoridad y en parte porque el personaje principal, Mamma Agata, es el único cantante masculino de toda la obra. Que la mamma napolitana esté representada por el que no podría serlo, un barítono, es ya toda una ironía.

El tema escogido para este boletín es una canción con el mismo nombre, escrita por el reconocido grupo vocal italiano Neri per caso, quien musicalmente hace resonar el “viva la madre” contemporáneo con una chispeante melodía en una lengua muy cantábile como lo es el italiano. En tanto Otro idioma, nos acerca a lalengua, con sus resonancias plenas de vibrantes equívocos y malos entendidos.

Esta grácil a capella puesta sonora en la que la voz es el único instrumento, se desliza un texto que evoca a la mamma-mujer de nuestros días quien adolece siempre de tiempo. Con esa rítmica y tratamiento melódico que contagia, vemos caminar esa mamma sincera, afectuosa, elegante a los cincuenta, sonriente, a medio peinar, bailarina de rock, flotando con los pies en la tierra, es decir, una alegre evocación de la cosa materna. Dedicado a Valentina.
Tema: “Viva la mamma” de Neri per Caso

Los bemoles del acoso escolar

Por: Juan De Althaus

Texto e imágenes reproducidas de La Conversación con autorización del autor.

Permitir el acoso escolar, incluido el acoso sexual, es abandonar la función paterna, el saber decir “no” a los excesos. Es no haber salido de una posición infantil donde predomina el exceso de satisfacción pulsional. La tarea de los educadores es enseñar al infante a que deje de ser niño.

 

Desde el punto de vista del psicoanálisis lacaniano, el acoso escolar es un síntoma educativo que siempre existió, pero hoy en día resulta bastante generalizado y tiene múltiples aristas. Implica formas de agresión y violencia entre estudiantes, pero también entre docentes y escolares, entre los propios docentes, entre docentes y padres, sin quedar afuera las autoridades educativas. También adquiere formas institucionales, como el clientelismo político, la negligencia burocrática y los excesos de control mediante evaluaciones, reglamentos y protocolos.

La agresión y violencia en el ámbito educativo siempre han estado vinculadas a la manera cómo se las representa o subjetiva en la cultura de una época. En las culturas étnicas no dejaba de haber violencia en los rituales sagrados de iniciación del púber a ser un sujeto responsable en la etnia. Se realizaba siempre bajo determinados reglas y con una significación mítica.

En la época actual hipermoderna, los significados de la violencia se han perdido, particularmente desde la aniquilación nazi sin sentido de los campos de concentración, de tal manera que hoy se generaliza la violencia por la violencia, el acoso por el acoso. No se tolera la presencia del cuerpo del otro y de su modo de goce (satisfacción) en la vida. Como consecuencia, habría que considerarlo como un síntoma social a interpretar.

¿De qué manera ha incidido la tecnociencia? definitivamente, esta ha aumentado exponencialmente en la comunicación, pero a costa de inhibir los lazos sociales y desresponsabilizar al sujeto ante lo que dice y hace. La función del ideal en la educación ha quedado devaluada. Si todo está en Internet con un clic, no se cree mucho en el propósito civilizador de la educación y, más aún, la transmisión de la cultura está en entredicho, ella misma está haciendo agua. Sería bueno debatir si los paradigmas educativos podrían cambiar hacia un saber hacer con esta realidad.

La tecnociencia es aliada inseparable del discurso capitalista, el que se establece como el verdadero mandante: “vender todo lo que se pueda vender lo más rápido posible”. Uno de los productos de consumo es el binario siniestro diversión-violencia. Lo atestigua la película Elephant de Gus van Sant, que recrea al par de amigos, autores de la masacre cometida en el conocido caso del colegio Columbine, declarando que era el día más divertido de su vida.

Los medios de comunicación entran en el juego de este círculo vicioso por la manera cómo abordan el tema. ¿Se realizan debates editoriales o conversatorios de la opinión ilustrada sobre el acoso escolar en los medios?
Los casos de violencia, violación, abuso y adicción en el campo educativo son subidos en “tiempo real” a las redes sociales donde se compite en quién sube más rápido un acontecimiento más terrible que el otro. Es toda una trama de espectáculo de terror para la perversión de la mirada.

El Estado y las autoridades educativas se apresuran a responder con la doctrina de la seguridad ante estos fenómenos: más vigilancia de tipo policial y judicialización. Habría que ser cuidadoso con este tipo de respuestas, en tanto que al sujeto acosado se lo victimiza y el acosador es determinado como agresor-delincuente y allí se cierra el circuito. Entonces, la investigación apunta a si la “víctima” dice o no la verdad, entendida como objetiva, sin considerar la verdad subjetiva: no se escucha lo que quiere decir libremente la “víctima”, y menos el agresor.

Es importante que el sujeto involucrado hable ante un interlocutor válido y que se distancie de sus prejuicios. Permitir que la palabra bordee lo traumático de la agresión en el agredido y la pulsión de muerte del agresor, de tal manera de poner cierto límite al goce de la violencia o de la posición de víctima. ¿Qué es lo que cada uno tiene que ver en el acontecimiento de acoso? y responsabilizarse de sus actos y su decir. ? En esta vía, no hay nadie inimputable.

En los últimos tiempos ha incidido otro agravante en hechos de violencia: Hay un uso político de una supuesta ciencia, con todo tipo de evaluaciones estadísticas y reglamentos cambiantes que buscan controlar hasta el último detalle en la educación, asfixiando a los docentes y desviándolos de su labor de enseñanza. Es más, se fuerza a una estandarización en todos los campos de la educación, lo que supone considerar a los sujetos involucrados como máquinas algorítmicas al servicio del Estado o de las corporaciones. Tal perspectiva fomenta el individualismo de masas de las peores formas. Si la familia está en crisis, y el padre ya no cumple su función de regulador de los goces, a su delegado, el maestro, se le devalúa la responsabilidad de su rol y no se le facilita el trabajo.

En la práctica, los referentes de valores universales se deterioran y el joven busca rasgos identificatorios nuevos, conformando grupos que se excluyen entre sí. Si no lo hacen, los jóvenes serán identificados como “raros”, a lo que se suma el temor de no ser incorporados a ninguno. La homogenización fuerza a los educadores a etiquetarlos como “deficitarios”, lo cual empeora el vínculo educativo. Paralelamente, la masculinidad y virilidad de los jóvenes varones se debilita y la agresividad se enciende en las mujeres púberes.

El acosado u objeto del bullying es normalmente un nerd, ante el cual los acosadores manifiestan su envidia y ‘odioenamoramiento’, porque no soportan la extrañeza de su propio goce y lo atribuyen al otro, al cual no pueden soltar, porque tendrían que encarar su propio malestar. Algún defecto corporal o discapacidad también suele ser objeto de acoso, marcando un rasgo perverso. Son pequeñas diferencias en el orden imaginario que producen un estallido, ya que los jóvenes, y algunos docentes, no poseen el armado simbólico suficiente para soportar las diferencias.

El acosado sufre de angustia, desasosiego y termina perdiendo el interés de aprender, o responde con alguna venganza, siempre en el terreno imaginario, sin que lo simbólico opere con eficacia, lo cual puede llevar al extremo del suicidio. Tenemos así al acosador, el acosado, y el espectador, que pretende defenderse mediante la indiferencia.

La generalización de la decadencia moral en el campo del poder político y, que amenaza el Estado de derecho democrático, incide considerablemente en el campo educativo, produciendo condiciones para el desengaño, la errancia y la desubicación. Es un terreno muy adecuado para que el superyó (aquella ley absoluta inscrita en el inconsciente) ordene gozar sin límites.

La condición humana de la agresividad, proveniente del estadio del espejo en los primeros meses de vida, momento en que el infante responde agresivamente ante su fragmentación corporal e identifica su yo con la imagen de otro en el espejo, que supuestamente ocupa su lugar (“El yo es otro”) se afinca y ante la caída de la regulación paterna y sus sustitutos en el sistema educativo, el sujeto coloca en el altar su narcisismo y su paranoia ante los otros. El Ideal del yo debilitado filtra poco las pulsiones, por lo cual es encarnado por el caudillo del grupo (líder), que a su vez goza del sometimiento de sus seguidores (masa), no para establecer un lazo social, sino para degradarlo.

Si la agresividad está al nivel de lo imaginario, de la imagen del propio cuerpo, la violencia, el pasaje al acto de la agresión, está del lado de lo simbólico, en tanto que no opera para limitar la pulsión de muerte y se produce sin sentido alguno. Por lo demás, lo simbólico, el lenguaje, tiene su dimensión violenta, en tanto que al afectar el cuerpo mortifica (una palabra es la muerte de la cosa, porque la simboliza agujeréandola) aunque paradójicamente, permite la vinculación con los otros. Y esto, en el ámbito escolar, se da en muchos casos en el “todos contra todos”.

En la misma dirección, la función de autoridad se licúa. Hoy no se puede pensar la autoridad como proveniente de la tradición, el poder o la sanción. En la antigua Roma, el término Autocritas hacía referencia a la opinión de los senadores, mientras el poder lo tenía el pueblo. El Autocritas no ordenaba, más bien aconsejaba, proponía o rectificaba, mediante una argumentación válida y verosímil. En ese sentido, la autoridad bien entendida implica lograr un vínculo social en el tiempo mediante el apalabramiento racional, no por el ejercicio del poder, la coerción, ni la violencia.

La autoridad tiene que ser reconocida como tal. Lo cual implica un ejercicio legal y legítimo, de una transmisión del saber hacer en el mundo, de colocarse en una posición de un ser en falta, no completo ni absoluto, alguien que no lo puede todo y que sabe hacer con esas limitaciones. Actualmente es muy difícil que la autoridad no se ejerza sin pluralidad y en forma democrática, de lo contrario se cae fácilmente en el autoritarismo con nefastas consecuencias. Cuando el docente y el funcionario educativo no escuchan ni dialogan entre ellos y con los alumnos, se deslizan a la imposición ciega que trastoca el vínculo educativo.

Permitir el acoso escolar, incluido el acoso sexual, es abandonar la función paterna, el saber decir “no” a los excesos. Es no haber salido de una posición infantil donde predomina el exceso de satisfacción pulsional. La tarea de los educadores es enseñar al infante a que deje de ser niño.

El sujeto que encarne la autoridad debe ofrecerse como alguien que cause el deseo de saber del educando, que permita pasar hacia una transferencia de trabajo en conjunto.

La autoridad del docente conviene que apunte a que el estudiante invente de manera particular una modalidad para domesticar su goce, su satisfacción inmediata desmedida, que es la mejor manera de transmitir cómo hacer para manejarse con el saber cambiante y líquido de la cultura, y con aquello que dura en el tiempo. Esto se opone a la estandarización en la educación.

El síntoma permite que el sujeto anude su goce a una estructura con lo cual puede construir un lugar en el mundo actual. Jacques Lacan proponía la salida de una “fraternidad discreta” para la convivencia soportable. La conversación frecuente entre pares, entre los docentes, sobre sus experiencias pedagógicas, es un recurso interesante a considerar. A partir de los casos particulares se puede formalizar los impases que se producen en el acto educativo. Esto implica centrarse en la singularidad del estudiante y del docente, y desde allí dar lugar a la invención. Saber escuchar es fundamental en este vínculo educativo y rediscutir colectivamente la ética del maestro en nuestros días.

Más allá, el psicoanálisis permite hablar al sujeto individual, acogiendo su síntoma único, de tal manera que el analista provoca que busque atrapar lo más íntimo y singular que posee mediante la invención, y de allí poder disfrutar de un vínculo bien dicho con otras singularidades, produciéndose efectos sociales de la buena manera.

Bibliografía:
• Gallo, Héctor (1999). Usos y abusos del maltrato. Una perspectiva psicoanalítica. Editorial Universitaria de Antioquia. Medellín, Colombia.
• Nueva Escuela Lacaniana de Medellín (2013). Conductas de riesgo en el ámbito escolar. Medellín, Colombia.
• Goldenberg, Mario (2011). Violencia en las escuelas. Grama Ediciones. Buenos Aires, Argentina.

LaLeo #3

LaLeo

#3

Editorial

En LaLeo # 3 encontrarán la primera entrega de la Comisión de Bibliografía que consta tanto de referencias, como de citas de Jacques Lacan, Sigmund Freud, Jacques-Alain Miller y Eric Laurent, relativas al tema de la madre en psicoanálisis.

De otro lado, una exquisita provocación de Gladys Martínez, que en nombre de la comisión del Boletín, lanza a toda la comunidad de la NEL para conformar entre todos  nuestra “play-list Que-madres” bajo el apartado “Acompañamiento musical”. En esta ocasión, Edgar Vázquez de NEL-Ciudad de México trae una interesante recomendación del emblemático  “Caifanes”, banda mexicana, con el tema “Mátenme porque me muero”

Comisión Editorial

Ana Viganó (responsable), María Victoria Clavijo, Gladys Martínez, Fernando Eseverri, Cintyha Estrada-Plançon y Rosana Fautsch.

En esta edición:

1.- Presentación de la Comisión Bibliográfica
2.- Bibliografías
3.- Presentación de la sección “Acompañamiento musical”. Gladys Martínez
4.- “Para imaginar que estoy contigo”. Edgar Vazquez
5.- “Mátenme porque me muero”.  Tema musical de “Caifanes”

Bibliografías

JACQUES LACAN

https://gallery.mailchimp.com/62e180ab962451bbcf3633e57/files/506f5fc7-c9ba-4bdf-8e38-030422c0b944/Referencias_en_la_obra_de_Jacques_Lacan.docx

SIGMUND FREUD

https://gallery.mailchimp.com/62e180ab962451bbcf3633e57/files/fb56dff6-af3b-430e-9c14-05f211ccb5d7/Referencias_en_la_obra_de_Sigmund_Freud.docx

JACQUES-ALAIN MILLER

https://gallery.mailchimp.com/62e180ab962451bbcf3633e57/files/593f81ec-b206-4858-884a-e89a666f69d0/Referencias_Jacques_Alain_Miller.docx

ERIC LAURENT

https://gallery.mailchimp.com/62e180ab962451bbcf3633e57/files/9a062f3b-8a29-4067-826b-e8d452edad0a/Referencias_Eric_Laurent.docx

Acompañamiento musical

La música, como artificio humano, es muy próxima a lo denominado por Lacan lalengua, esa dimensión del lenguaje, que aunque articulada, no significa nada en tanto tal. Pero ¡suena!  Y como suena, vibra en los cuerpos como caja de resonancia. El laleo es esa inmersión originaria del humano que nace en las melodías, ritmos, tonos, timbres y escansiones de su lalengua, en la que adviene.  Es por esto que la música acontece como acompañamiento humano de resonancias imborrables en cada travesía de vida.

Los músicos tienen la facultad de dedicarse a ella, para interpretarla, dirigirla, cantarla, ejecutarla, arreglarla o componerla, constituyendo para muchos, su modo y medio de arreglárselas lo mejor posible con la existencia. Y con ese arte suyo de entretejer sonidos y silencios de manera pulsátil, diacrónica y sincrónica, van tocando también la vida de muchos otros.

El Boletín LaLeo ha querido abrir una franja de acompañamiento musical para acercarnos, por vías sonoras, a lo que de lo materno se nos escapa con las palabras. Muchos de los temas, tendrán texto y contexto. Pero no olvidemos la materialidad del tono y del timbre y ese misterioso arte de vehicular lo más puramente áfono.

Esta es una invitación a que construyamos entre todos una original playlist como acompañamiento de gustos, estéticas, estilos y descubrimientos hasta nuestro encuentro real en México.

“Para imaginar que estoy contigo… “
Por Edgar Vázquez, NEL Ciudad de México

Caifanes fue una de las primeras bandas de rock en nuestro país en gozar al mismo tiempo de popularidad y amplia difusión en los medios de comunicación. Saúl Hernández, compositor, vocalista y guitarrista de la banda, ha destacado en diversas ocasiones la marca decisiva que dejó su madre en su carrera como músico, quien le cultivó un heteróclito gusto musical: de Los Panchos a The Beatles, de Pérez Prado y Agustín Lara a Peter Gabriel y The Police. Incluso el nombre de la banda, se debe a un temprano recuerdo de Saúl acerca de su madre, quien se refirió con ese apelativo a un grupo de pandilleros. Además de hacer alusión a la película mexicana dirigida por Juan Ibáñez (Los caifanes, 1966), la palabra proviene de la jerga de mexicanos radicados en EU que en los 40´s fueran conocidos como ‘pachucos’ y que mezclaban palabras en español e inglés: un caifán es alguien que cae ‘fine’, que cae bien.

Su primer éxito comercial, en 1988, fue Mátenme porque me muero (que incluye también una referencia a la película con el mismo nombre protagonizada en 1950 por el comediante Germán Valdés “Tin-Tán”), es una canción escrita por Saúl Hernández para su madre, quien murió cuando él tenía 9 años. En distintos momentos el autor se ha referido al dolor que le produjo esa pérdida y que esta canción habría sido un modo de paliarlo, durante una entrevista dijo:

“Creo que tenía como la necesidad de explotarlo, porque ‘Mátenme’, es como un himno a la reencarnación, es decir, cuando me muera me voy a llevar tu foto porque la voy a ver y sé que nos vamos a ver. Yo lo sentí desde la muerte de mi madre…”

Nuestra primera recomendación entonces, esta canción a la vez tierna y tenebrosa, romántica y desesperada.

Matenme Porque Me Muero – Caifanes

LaLeo #2

LaLeo

#2

Convocatoria a conformación de carteles para X Jornadas NEL 2018

¿Qué madres hoy?
Vicisitudes en la experiencia analítica


A través de este boletín el Secretariado de Carteles de nuestra Escuela invita a todos los interesados (miembros, asociados y amigos de la NEL) a hacer parte de un cartel “X Jornadas NEL”. Para ello, deberán dirigir un correo a cartelesnel@gmail.com con los siguientes datos:

1.-Nombre y apellido
2.-Tema que quiere investigar. Elegir un solo “eje temático” de los propuestos para las Jornadas:
-Deseo de madre/Deseo de mujer
-Estrago materno
-¿Locura materna?
-La ciencia, lo jurídico: los cuerpos de la maternidad
3.-Relación con la NEL (Miembro, asociado o amigo)
4.-Ciudad y país
5.-Correo electrónico
6.-Contacto WhatsApp

Fecha límite de recepción de respuestas: 5 de marzo de 2018

Para la conformación
El Secretariado de Carteles se encargará de conformar los carteles, así:
1.-Se harán grupos de 5 participantes (por “eje temático”) tratando de mantener cierto “equilibrio” en cuanto a cantidad de miembros, asociados y amigos, que conformen el cartel.
2.-Se procurará que haya al menos un miembro en el grupo.
3.-Una vez constituidos los grupos, se enviará un correo a cada uno (en grupo), con los datos de todos los integrantes de su cartel. Allí mismo se invitará al miembro a ser más-uno (en caso de que haya dos miembros, se invitará al cartel a que entre ellos elija el más-uno).
4.-El nombre del cartel será el “eje temático” (En caso de que hayan varios carteles de un mismo eje temático, el Secretariado agregará un número al nombre del cartel, que se indicará en el correo a enviar al grupo).
5.-Se dirigirá posteriormente un correo a los más-unos, con algunas orientaciones:
-Solicitar declare el cartel en la página web de la NEL, con los rasgos de trabajo de cada uno. Se solicitará hacerlo antes de la fecha límite indicada.
-El cartel trabajará el tema que han elegido, su dimensión conceptual, tal que posibilite a los cartelizantes, proponer un producto para ser presentado en la Jornada Clínica. Es decir, el cartel trabaja sobre lo epistémico, no es un cartel clínico, si bien, los cartelizantes podrán exponer en él, cuando lo consideren, lo que vayan construyendo del caso que propondrán para la Jornada Clínica. Así, se espera entonces que el trabajo conceptual en el cartel, favorezca a cada uno la construcción de un caso a presentar.

Difusión de productos
Los productos teóricos de los carteles (no los casos clínicos que los cartelizantes propondrán para ser expuestos en las Jornadas) podrán ser difundidos en el boletín de carteles a-ritmo propio. Dichos productos deberán ser enviados a cartelesnel@gmail.com

Carteles locales 
En caso de que se formen carteles locales, es decir, donde todos sus integrantes sean de una misma ciudad, se solicitará al más-uno (con el apoyo del responsable de carteles de dicha ciudad) que lo declare a la página web de la NEL. Igualmente se orientará al más-uno (con lo indicado en el numeral 5).

Disolución de carteles
Los carteles se disolverán, una vez se realicen las Jornadas NEL, por tanto se trata de carteles “flash” o “fulgurantes”, es decir, de corta duración. En caso de que algún cartel desee continuar trabajando por un tiempo más, se acogería a la indicación de Lacan: mínimo un año, máximo dos.

Calendario de fechas para esta convocatoria

-Fecha límite de recepción de respuestas: 5 de marzo de 2018
-Secretariado de Carteles conforma los grupos: del 5 al 12 de marzo de 2018
-Envío de correos a participantes, indicando el cartel al cual pertenecen: del 12 al 19 de marzo de 2018. A partir de estas fechas, el cartel podrá iniciar sus encuentros.
-Envío de correo a más-unos: del 12 al 19 de marzo de 2018
-Declaración de carteles en la web de la NEL: hasta el 30 de abril de 2018

Secretariado Carteles 
Claudia Velásquez
Paola Cornu
Carolina Puchet
Fernando Gómez

El problema de la ciencia y el retorno de la cuestión

Por: Antonio Aguirre F.

Artículo publicado en La Conversación

Recuerdos del seminario del 2011

1.

Situamos al psicoanálisis en un callejón entre la religión y la ciencia. Freud quiso incluir su campo en el catálogo de las ciencias, pero vamos a destacar uno de sus enunciados finales que connota una heterotopía. Hablando de las categorías kantianas –tiempo y espacio- dijo que eran proyecciones de nuestro aparato psíquico. El ensayo de Stephen Hawking y Leonard Mlodinow titulado El gran diseño nos resulta apropiado para un comentario donde reafirmamos la conjetura lacaniana: las teorías científicas del universo son proyecciones de la estructura depuradas de la función paterna, y carentes del sujeto de la enunciación. La Bejahung científica expulsa toda cuestión y toda elección, afirmándose en la modalidad del tercero impersonal. Este cosmos está hecho de fórmulas, modelos y problemas matemáticos, apuntando a la pregunta por el origen. Procuraremos señalar los signos del retorno de lo rechazado presentes en la teoría científica.

2.

Stephen Hawking opera con los principios de un cognitivista, intentando superar la visión ingenua de la realidad y sustituyéndola por un “realismo dependiente del modelo”. El cerebro interpreta datos, elabora un modelo –generalmente matemático- que luego somete a comprobación. Para el físico no tiene sentido preguntar qué es lo real, pues ello depende estrictamente del modelo utilizado. En cambio se ha vuelto prioritario investigar el porqué del universo, retomando a los presocráticos: ¿por qué hay algo en lugar de nada?, ¿por qué existimos?, ¿por qué estas leyes y no otras? Son las preguntas de la sublimación científica, donde sin embargo reconocemos los enigmas renunciados de la vida temprana del sujeto. El físico ve en el mito una historia ajustada a los fenómenos, pero lo desecha por su inutilidad predictiva. Ignora así que en el mito, como diría Lacan (El mito individual del neurótico), toma forma discursiva algo que no puede ser enunciado como verdad objetiva, pero que se expresa del modo imaginario. Las historias míticas de crimen y castigo resultan perturbadoras y Hawking se rebela contra “la capacidad humana para sentirse culpable” y “acusarnos a nosotros mismos”. El hombre de ciencia busca depurarse de todo goce y permanece ajeno al drama fundador de la religión.

3.

Hawking reconoce que no es posible una teoría científica definitiva. Más bien, postula lo que llama la Teoría M, que funciona como un mapa mundi donde se solapan distintas teorías, cada una aplicable en un cierto dominio físico. Hawking concibe la posibilidad de múltiples universos surgidos de la nada, sin la intervención de ningún Dios. En cada uno de ellos muchas historias posibles, muchas consecuencias. Solo unas pocas de ellas permitirían “criaturas como nosotros”. Aquí llega la hazaña cognitivista: somos –los humanos- amos de la creación porque seleccionamos sólo los universos compatibles con nuestra presencia. La Verdad como causa final y el punto Omega del jesuita Teilhard de Chardin, tienen una curiosa proximidad con las conjeturas de la física teórica sobre el antropismo fuerte y débil. Lo expulsado retorna.

4.

Refiriéndose a las investigaciones en el campo de las partículas Hawking nos habla de recorridos e interferencias constructivas y destructivas, de tal modo que “el universo no tiene una existencia única o una historia única, sino que cada posible versión del universo existe simultáneamente en lo que denominamos una superposición cuántica”. Dada una condición inicial se hacen posibles un conjunto de recorridos o historias para una partícula. En cada uno de estos recorridos se darán las interferencias de los otros recorridos posibles, de manera simultánea. No puede dejar de llamarnos la atención la proximidad de este modelo con el funcionamiento del parletre: un recorrido de vida efectuado recibe las interferencias, consonantes o disonantes, de un conjunto de versiones o historias fantasmáticas. Freud afirmó esta condición sincrónica en su teoría de las series complementarias. En el nivel de las partículas el sujeto reaparece como interferencia: la del “observador” que ilumina el objeto. ¿No reconoció Lacan, en una luz intermitente, la presencia del sujeto en el movimiento de las partículas del tráfico de Baltimore, destacando la actividad no objetivable de pensamientos, incluido el suyo? Para el físico el automaton es suficiente, para el psicoanalista la tyche subjetivante hace la “diferencia absoluta”.

5.

También podríamos hablar de la interferencia entre el significante y el sentido, del hecho por el cual cada uno perturba al otro. En el recorrido efectivo de la enunciación hay simultáneamente otras enunciaciones posibles que no se actualizan, pero que interfieren, constructiva o destructivamente, en el recorrido final. ¿Hay un isomorfismo con los mecanismos de la represión, el rechazo, el desmentido, la condensación y el desplazamiento? ¿Y qué decir de la topología lacaniana de los registros que se van trenzando? Entre ellos se producen cruzamientos, anudantes o fallidos. ¿Y el sinthoma mismo no viene a ser la interferencia constructiva por excelencia?

6.

En el libro El fin de la ciencia John Horgan nos describe algo de la comunidad de los científicos, y de sus apasionadas polémicas en torno a las preguntas mayores. Los límites impuestos por las tecnologías exploratorias son rebasados por las conjeturas de una física que Horgan califica de “irónica”. Hawking es uno de estos científicos irónicos cuando dice querer llegar a descifrar el pensamiento de Dios. La teoría unificada para Hawking toma la forma de una esfera sin comienzo ni final, y por tanto sin creador, es el proyecto de un fantasma sin fisura, del tapón que rellena definitivamente el agujero como diría Lacan (Seminario La Ética del Psicoanálisis). Si el psicoanálisis perdura en su extimidad respecto a la ciencia es porque el enigma forcluido retorna en la experiencia analítica como un nudo insensato.

Abril 2013