Archivo de la categoría: FAPOL

COMUNICADO de la FAPOL

El Bureau de la Fapol ha seguido atentamente la iniciativa lanzada por  J.-A. Miller el 20/5/17, respecto de la creación de la Red Zadig, así como de la constitución  de la Coordinadora Ejecutiva (ICE 3).

La creación de una red político lacaniana tanto en Europa como en América es la interpretación que hace Miller del lugar que tiene que tener el psicoanálisis en nuestro tiempo.

Es también el resultado de los efectos que ha tenido en varias de las Escuelas de la AMP, la inclusión de la política partidaria dentro de las mismas, desvirtuando el trabajo que como psicoanalistas y desde los principios psicoanalíticos  debemos sostener.

Cada Escuela, a su manera y con sus particularidades se ha puesto al trabajo, orientados por esta nueva propuesta que Miller llamó: La movida Zadig.

El Bureau de la Fapol, se suma a la Movida Zadig, y junto a las tres Escuelas de Latinoamérica, NEL, EBP, EOL, se orienta en este nuevo desafío que J.-A. Miller nos propone: participar como psicoanalistas, desde el psicoanálisis en la política.

Flory Kruger- Presidente

Cristina González- Secretaria

Rômulo Ferreira da Silva- Secretario

Anuncios

Famulus

famulus

Amanda Dupont. “Pensamiento y color”. Acrílico

Por: Miquel Bassols

Presidente de la AMP 

Link de Lacan 21 dónde se encuentra el artículo: http://www.lacan21.com/sitio/

Este próximo VIII ENAPOL nos convoca al trabajo con el tema: “Asuntos de familia — sus enredos en la práctica”. La novela familiar está presente, en efecto, desde el principio de la práctica del psicoanálisis y en el discurso del sujeto contemporáneo, pero su “asunto” ha cambiado sustancialmente. Y es que la actualidad de las transformaciones de la familia plantea nuevas cuestiones que sólo pueden abordarse más allá de la estructura clásica del Edipo y de sus formas patriarcales.

El sujeto sigue siendo, sin embargo, igualmente siervo de la familia y de su discurso: “Creemos que decimos lo que queremos, pero es lo que han querido los otros, más específicamente nuestra familia, que nos habla” [1]. Y este “nos”, subraya Lacan, debe entenderse como un complemento directo, en el sentido de que somos hablados por nuestra familia en esa trama de discursos que llamamos destino.

Sirva entonces la siguiente referencia etimológica para señalar de entrada las resonancias que el término “familia” incluye desde sus orígenes. Del latín famulus: esclavo, siervo, sirviente, sometido. En su principio la familia era equivalente al ámbito de posesión y ordenación del conjunto del patrimonio, lo que incluía tanto a los parientes como a los sirvientes que se alimentaban en la casa del amo. La marca del significante amo se hace escuchar así en el origen de la organización simbólica que conocemos en todas las estructuras de parentesco como familia.

La familia: sistema simbólico y aparato de goce

Los estudios de la historia y la antropología de la familia han mostrado hace tiempo que su estructura no puede definirse como una unidad natural basada en la finalidad de la reproducción. La familia humana, institución que ha registrado sucesivos cambios a lo largo de su historia, es una estructura de relaciones simbólicas que no siempre se superpone ni coincide con la unidad biológica, unidad con la que a veces se la confunde. Y cuando se superpone a ella, esta estructura simbólica de relaciones que rigen el parentesco y la descendencia modifica de forma tan radical la supuesta unidad natural de la familia que podemos muy bien decir que la ha desnaturalizado ya por completo. No hay, de hecho, nada natural en la familia. La semejanza que se observaba entre sus miembros habituales en Occidente desde el siglo XIX – el padre, la madre y los hijos – con la familia biológica es, como señaló muy pronto Lacan[2], una semejanza absolutamente contingente que el pensamiento se ve tentado a considerar como una comunidad de estructura basada directamente en la constancia de los instintos.

De modo que, en primer lugar, debemos entender la familia como un sistema simbólico de relaciones organizadas por un significante amo que sólo de manera contingente se identifica con los fines naturales de la reproducción y la descendencia. Estas contingencias se hacen hoy todavía más patentes y diversas por las incidencias que la técnica tiene sobre lo real del cuerpo, hasta el punto de haber modificado la organización misma que el significante amo comandaba sobre la economía del goce. Hoy puede pedirse muy bien una familia hecha a medida del fantasma de cada uno.

Ya sea con las nuevas técnicas de reproducción, con las formas de filiación por adopción, con las nuevas familias monoparentales o con el reconocimiento de las parejas homosexuales, se hace más evidente si cabe la naturaleza perdida de la familia biológica. Así, en buena parte de países, más de la mitad de las familias han dejado ya de responder a la estructura clásica del matrimonio con hijos.

En las sociedades patriarcales, sostenidas en la prevalencia del Nombre del Padre, el falo como significante amo ordena el intercambio de las mujeres entre clanes de acuerdo a la ley de la exogamia. Tal como señaló Lévi-Strauss, son los hombres los que intercambian mujeres, no al contrario. La polémica sobre la universalidad de esta ley cambia de sentido si se tiene en cuenta lo que Lacan formalizó de la estructura del Edipo freudiano con la conocida fórmula de metáfora paterna [3]. Si los hombres intercambian mujeres entre ellos según la ley fálica, las mujeres intercambian el falo por el hijo, introduciendo en la lógica de las leyes del parentesco un elemento singular que no puede reducirse ya a la pura acción del significante. El goce femenino, implícito de múltiples maneras en las siglas DM que cifran en aquella fórmula el Deseo de la Madre, hunde las raíces de este deseo materno en un campo que está siempre más allá, o más acá, del goce fálico. Es el campo del goce femenino, el goce del Otro, que anida en toda unidad familiar.

Dicho de otra manera: toda familia es un aparato de goce, un modo de resguardar el secreto del goce como innombrable, incluso como abyecto.

De la familia-síntoma a la familia-sinthome

Digamos entonces que es en este Otro campo del goce, más allá o más acá del falo, donde habita el secreto de toda familia, su principal asunto, ya esté más o menos ordenada por las leyes clásicas del parentesco. Es el secreto de la pareja familiar, ya sea homosexual o heterosexual en su forma manifiesta, monoparental o no, pero velando siempre el Héteros del goce femenino.

Hoy nos encontramos ante nuevas formaciones familiares que se ordenan alrededor de este secreto del goce como Héteros, como heterogéneo a cualquier ordenación gobernada por el significante del Nombre del Padre. De ahí las dificultades para promover desde la política clásica una “planificación familiar” que sea armónica y conforme a las nuevas formas de goce. El verdadero siervo de la familia, su famulus, es de hecho el “sujeto del goce”, término que Lacan utilizó una sola vez para marcar el paso que va desde el sujeto del significante hacia el futuro parlêtre que vendrá al primer plano de la escena al final de su enseñanza. [4] Pero ese “sujeto del goce” es la anticipación del ser hablante que será correlativo de la noción de sinthome.

En este sentido, cada ser hablante es siervo del secreto del goce familiar —extrañamente familiar finalmente— que un análisis ayuda a descifrar. A los enredos actuales de las nuevas formas de parentesco que conforman el grupo familiar, hay que añadir pues los enredos que las nuevas formas de goce introducen para hacer de este secreto el ombligo de lo real, alrededor del cual giran las nuevas formaciones familiares con todas sus variaciones. Los vínculos familiares se hacen y se deshacen hoy así según las formas cada vez más singulares del goce sintomático.

A los síntomas clásicos que se ordenaban según el discurso de la novela familiar patriarcal, hay que añadir ahora la dimensión del sinthome en la que el psicoanálisis sitúa lo más singular y opaco del goce del síntoma, aquello que lo hace absolutamente incomparable a otro.

Se trata entonces, en nuestro estudio de los nuevos asuntos y enredos de la familia, de pasar de una clínica del síntoma, como articulación significante del secreto familiar, hacia una clínica del sinthome como forma singular del goce en el ser hablante. Cada uno es en realidad fruto del malentendido del goce familiar, malentendido del que Lacan se declaraba traumatizado por el hecho de ser hablado por él antes que llegar a hablar de él.

Familia y estructuras clínicas

Cuando Jacques-Alain Miller introdujo un tema muy cercano al de este VIII ENAPOL[5], lo hizo tomando como referencia el breve texto de Lacan que tituló “Nota sobre el niño”[6]. Se trata de dos breves y muy conocidos comentarios enviados a Jenny Aubry donde Lacan localiza el lugar del niño en relación al secreto del goce en la pareja parental, más allá del “fracaso de las utopías comunitarias” en las que se sigue empantanando el ideal que conformaría el buen grupo familiar.

El secreto del goce familiar se encarna de manera eminente en el niño, cuyo síntoma representa tantas veces el retorno de la verdad de ese secreto. Y ello bajo las tres formas señaladas por Lacan y subrayadas por Jacques-Alain Miller según las cuales el niño encarna este secreto para “testimoniar de la culpabilidad, servir de fetiche o encarnar un rechazo primordial; estas tres versiones reflejan, me parece, la neurosis, la perversión y la psicosis”.[7] Se ordenan así las tres estructuras de nuestra clínica clásica: el niño que hace retornar en la neurosis la culpa reprimida de los padres, el que encarna en la perversión la renegación de un goce fetichista, el que en la psicosis devuelve desde lo real el rechazo primordial de un goce imposible de simbolizar. Podemos encontrar hoy múltiples referencias clínicas para esta repartición de estructuras.

Que esta clínica estructural quede hoy subsumida en la nueva clínica del parlêtre, en la que tratamos al cuerpo hablante afectado por el goce de lalengua, no debería dejar de lado la investigación sobre la actualidad de la lógica de los Nombres del Padre en su pluralización. La referencia al Complejo de Edipo freudiano sigue siendo aquí necesaria para entender buena parte de los enredos familiares: “Retiren el Edipo y el psicoanálisis en extensión (…) se vuelve enteramente jurisdicción del delirio del presidente Schreber”.[8]Antes bien, el mapa de la clínica estructural que distingue neurosis, psicosis y perversión puede releerse hoy a la luz de la clínica del parlêtre para distinguir, en cada estructura clínica, dos vertientes diferentes: la vertiente de las identificaciones familiares y la vertiente de los acontecimientos de cuerpo que funcionan fuera de la identificación con el Padre. Éric Laurent ha subrayado recientemente las importantes consecuencias de esta perspectiva clínica “altamente política”[9]. Aunque el analista no recibe ni trata a la familia como tal, hay en efecto una política del síntoma de la familia que debemos estudiar en esta dirección para saber tratarlo en cada sujeto.

La economía del goce reordena la familia

Desde la nueva perspectiva de la clínica del parlêtre las relaciones familiares pueden considerarse entonces como un vínculo social que existe en el lugar de la inexistencia de la relación entre los sexos. Es por eso que la familia ha intentado desde siempre ordenar la relación sexual con las identificaciones masculina y femenina, más o menos estandarizadas. Las identificaciones familiares dicen al sujeto qué hacer con un goce autista que, de entrada, no tiene un objeto fuera del propio cuerpo. Su función simbólica ha sido articular un saber para regular lo real del goce, incluso para imponerlo. Pero para el psicoanálisis se trata precisamente, por decirlo así, de “des-familiarizar” al sujeto en su relación con el goce y de introducirse por esa vía en una clínica más allá del Edipo. Tal como indicaba Jacques-Alain Miller: “Cuando el orden simbólico era concebido como un saber que regula lo real y le impone su ley, la clínica estaba dominada por la oposición entre neurosis y psicosis. Ahora el orden simbólico es reconocido como un sistema de semblantes que no manda sobre lo real sino que le está subordinado. Un sistema que responde a lo real de la relación sexual que no hay”.[10]

Del mismo modo, la familia como sistema de semblantes, de significantes que intentan ordenar el goce, se revela hoy como un artificio subordinado a lo real de la inexistencia de la relación entre los sexos. Más que nunca, las familias se reordenan hoy siguiendo las derivas de lo real de la no relación sexual y de una economía del goce que no se subordina a un significante en particular, ya sea el del Nombre del Padre o cualquier otro que quisiera substituirlo. Porque “en la economía del goce, un significante amo vale lo mismo que otro cualquiera”.[11] La inestabilidad de los vínculos familiares no sigue hoy la lógica de los intercambios simbólicos sino la de esta equivalencia entre significantes amos que se intercambian según las condiciones del goce.

Dicho de otra manera, los términos se han invertido: si la familia intentaba ordenar lo real del goce, lo real del goce reordena hoy la familia, y ello en formas tan dispares como equivalentes entre sí.

La familia y su padre congelado

Las políticas actuales de “planificación familiar” responden al legítimo derecho al goce que el sujeto contemporáneo defiende también como el derecho de tener y formar una familia según sus condiciones de goce. Pero las propuestas posibles siguen inevitablemente la estela de un fenómeno que Lacan había anticipado ya a finales de los años 50’ con su comentario de la figura del “padre refrigerado” o congelado, ya sea en su sentido figurado como literal.[12]

La posibilidad introducida por la tecnociencia del embarazo por inseminación artificial realizaba ya entonces de manera directa la separación radical entre la función simbólica del “pater” y la función real del “genitor”. Hoy es una realización —en el sentido de hacerlo real— que está al orden del día, lo que deja más lugar todavía a la proliferación de las figuras imaginarias del padre que, por otra parte, siempre han existido en los fantasmas más familiares de cada sujeto. Se trataba entonces de “una pequeña noticia que [venía] de lo más profundo de América. Tras la muerte de su marido, una mujer, comprometida con él por el pacto de un amor eterno, se hace hacer un hijo suyo cada diez meses […] Es la ilustración más sobrecogedora que podamos dar de lo que llamo la x de la paternidad”.[13] El comentario de Lacan sigue siendo hoy de actualidad. No sólo el padre simbólico es el padre muerto, como novelaba el mito freudiano del padre muerto de la horda primitiva, el padre asesinado por los hijos para acceder al goce. A partir de esta posibilidad introducida por la tecnociencia también el padre real es el padre muerto, el padre del que en este caso se habían extraído y congelado los espermatozoides. Pero, precisamente, la noción de padre real, tal como ya señalaba Lacan en aquel momento, no se confunde en ningún caso con la fecundidad.

Lo real del padre sigue siendo hoy un enigma, una “x” que cada sujeto resuelve a su manera, con su síntoma en primer lugar. Y para ese síntoma no hay planificación posible.

Lacan anticipaba ya en aquel momento la necesidad del reordenamiento de la clínica que llevó a cabo dos décadas después con la noción de sinthome: “La distinción de lo imaginario, lo simbólico y lo real no bastará tal vez para plantear los términos de este problema, cuya solución no me parece próxima”.[14] En efecto, las nuevas formaciones familiares no se resuelven siguiendo esta distinción que permitía definir sus lugares desde lo simbólico de manera más o menos nítida. Las demandas de formar una “familia a pedido” y las posibilidades reales de responder a ellas siguen hoy inevitablemente las derivas del síntoma que, para cada sujeto, vienen al lugar de la inexistencia de la relación sexual.

Es a estas nuevas derivas, y a sus nuevas servidumbres, que el psicoanálisis de hoy y este próximo VIII ENAPOL deberán saber responder.

Referencias Bibliográficas

[1]Lacan, J., Seminario 23, “El sinthome”, Paidós Buenos Aires 2006, p 160.

[2] Lacan, J., La familia, Barcelona 1978, Editorial Argonauta, p 17.

[3]Lacan, J., Escritos, Ed. Siglo XXI, México 1984, p 539.

[4]Lacan, J., “Presentación de la traducción francesa de las Memorias del Presidente Schreber”, en Intervenciones y Textos, Manantial, Buenos Aires, p 30.

[5]El tema de las XXXV Jornadas de la ECF, “El reverso de las familias. El vínculo familiar en la experiencia analítica”.

[6]Lacan, J., “Nota sobre el niño”, en Otros escritos, Paidós, Buenos Aires 2012.

[7]Miller Jacques-Alain, “El revés de la familia”, en Revista Consecuencias nº 8, Abril 2012.

[8]Lacan, J., “Proposición del 9 de octubre de 1967. Sobre el psicoanalista de la Escuela”, en Momentos cruciales de la experiencia psicoanalítica, Manantial, Buenos Aires, 1992, p 21.

[9]Laurent, Éric, L’envers de la biopolitique. Une écriturepour la jouissance.Navarin / Le champfreudien, Paris 2016, p 238.

[10]Miller, Jacques-Alain, “El inconsciente y el cuerpo hablante”, en http://www.wapol.org.

[11]Ibídem.

[12]Lacan, J., Seminario 4, “La relación de objeto”, Paidós, Buenos Aires, pp 376-378.

[13]Lacan, J., opus cit, p 376.

[14]Lacan, J., ibidem.

 

La cartelización en IUFI

La cartelización en IUFI [1]

Por Ana Ricaurte

La Iniciativa Universitaria de Formación e Investigación (IUFI), proyecto de la FAPOL destinado a favorecer la extensión del psicoanálisis de la Orientación Lacaniana, ha realizado un relevamiento de la situación latinoamericana referida a aquellos que, sin ser miembros de la EOL, de la NEL o la EBP, tienen lazos transferenciales con la orientación lacaniana y trabajan en alguna universidad o bien cursan (o han cursado) posgrados en psicoanálisis.  Quienes estuvieron interesados fueron invitados a registrarse mediante una encuesta online en http://fapol.org/es/notas/80

Acoger a los no miembros en IUFI  trata de orientar la formación psicoanalítica que con frecuencia se descubre en los estudios universitarios, hacia las escuelas de psicoanálisis.   Hay muchos inscritos en EOL,NEL Y EBP y el siguiente paso es ofrecerles un lugar en el trabajo de Escuela.

La puerta de entrada a la Escuela

 El cartel es puerta de entrada de la Escuela, tal como propuso Miquel Bassols: “Que nadie entre aquí sin haber entrado en un cartel”.  Podría ser un cartel para colgar en la puerta de la Escuela, como en la Academia de Platón: “Que nadie entre aquí sin saber Geometría”[2]

El cartel es para cada uno, una primera forma de incorporación en la Escuela.

Es esta la vía que toma en este momento la apertura de la AMP hacia el interés por el psicoanálisis en las universidades.  El registro de IUFI para acoger a no miembros que deseen incluir sus estudios, su investigación, sus proyectos, con base en la universidad, se orienta hacia la vinculación con las tres escuelas de América.  ¿Qué lugar les espera, qué actividades?  Los del cartel, junto a un Más 1, cuya condición es ser miembro de la Escuela.

Invitamos a los Coordinadores de carteles de las sedes y delegaciones en la NEL, EBP y EOL, a sumarse a este propósito, escuchando en los espacios universitarios los temas que atraen hacia el psicoanálisis, las interrogaciones que esperan respuesta de él. Y también proponiendo temas de reflexión sobre por qué el lugar del psicoanálisis es la Escuela.

“Si cada cártel es un vehículo para orientar las pasiones que causan a sus integrantes, la cartelización IUFI constituye el valle donde ellas convergen, desembocan y se suman. Dicho de otro modo, en Latinoamérica esa cartelización deviene así un privilegiado “valle de pasiones” capaz de encauzar la causa de la orientación lacaniana en dirección a sus Escuelas… Quienes aun teniendo inscripción universitaria y múltiples lazos transferenciales con esta orientación se veían impedidos de participar de la Red Universitaria Americana (RUA) por no ser miembros ni asociados de ninguna Escuela, a pesar de haber transitado parte de su formación allí (o en los diversos institutos del Campo Freudiano, o en posgrados universitarios afines) o de ser el sostén de importantes bastiones de la orientación lacaniana incluso en contextos universitarios adversos, de ahora en adelante no tienen más que formar parte de uno de tales cárteles para inscribirse en IUFI y así enlazarse con las Escuelas que lo promueven”. [3]

Bureau de FAPOL
Flory Kruger
Cristina González
Rômulo Ferreira da Silva

Responsables IUFI
Gerardo Arenas (EOL)
Ana Ricaurte (NEL)
Nohemí Brown (EBP)

[1] http://www.fapol.org/es/ seccion/iufi.  Noviembre, 2016

[2] [1] Bassols, Miquel.  La puerta del cartel. Nel ciudad de México.

[3] Arenas, Gerardo.  La cartelización IUFI, valle de pasiones.  Lacan21, volumen 2, Octubre 25, 2016.

Fapol today: Boletin #4 Noviembre 2016

Editorial

Queridos colegas:
Seguimos a toda marcha desde el Bureau de la Fapol, trabajando en los diversos proyectos que cada vez se expanden mas por todo América!

Durante el mes de octubre tuvieron lugar en Guayaquil, las IX Jornadas de la NEL, las XXV Jornadas Anuales de la EOL y muy pronto, a fines de noviembre, el XXI Encontro Brasileiro do Campo Freudiano.

Fapol estuvo y estará presente en cada uno de estos encuentros. Vivir esos espacios compartiendo el trabajo con los colegas de todo América es una experiencia enriquecedora que nos permite acercarnos a los temas de cada Escuela, ver cuales son las dificultades y las inquietudes que surgen en cada lugar. Intercambiar ideas, escuchar sugerencias, promover nuevos proyectos es el objetivo fundamental que nos entusiasma y nos convoca cada vez a nuevos desafíos.

En este cuarto número de nuestro Boletín Fapol Today, encontrarán las novedades del mes de octubre, todo lo que Fapol pudo promover y recoger.

No se lo pierdan!!
Flory Kruger

Link del Boletín: http://www.fapol.org/es/notas/97

FAPOL Boletín#3- Octubre 2016

fapol

Queridos colegas:

¡El movimiento en FAPOL no se detiene! En este número de FAPOL TODAY encontraran cómo los psicoanalistas de orientación lacaniana, con la brújula de los principios que los rigen, se confrontan ante realidades sociales para dar una respuesta que si bien no desconoce lo colectivo rescata la emergencia de lo singular. Tal es el caso del trabajo que están llevando a cabo desde 2005 los colegas de Rio de Janeiro en Digai Mare, que en la sección de RPA comparten con nosotros un texto de Rodrigo Lyra y un video que plasma la invención de un trabajo posible en comunidades como ésta. Así mismo, los colegas de la EOL adelantan su trabajo en el Observatorio sobre Violencia y Mujeres en Latinoamérica, en el que se plantean aprovechar los dispositivos existentes en lo social para aproximarse desde el psicoanálisis a esta temática tan compleja con la idea de no quedarse atrapados en el eje víctima – victimario. En el Boletín del Observatorio: AUTISMO, de la NEL, podrán leer el intenso  trabajo que los colegas están  desarrollando.

En cuanto al próximo VIII ENAPOL: ASUNTOS DE FAMILIA. Sus enredos en la práctica, Ernesto Sinatra presidente del encuentro, reflexiona alrededor de la familia como lugar del lazo y su incidencia en lo singular con un texto titulado El Uno y su familia.

Acerca del trabajo enlazado con las universidades. la RUA y la IUFI continúan en el trabajo de relevamiento de datos, y en el enlace de información entre los diferentes colegas y áreas de investigación, así como el trabajo en la futura revista de RUA. Finalmente, el movimiento de Chile hacia la NEL sigue con un trabajo decidido en esa dirección presentándonos el boletín número 12 de los carteles en funcionamiento, así como información de la organización de sus diferentes instancias.

¡Buena lectura y que siga el movimiento!

Cristina Gonzalez de Garron

VIII ENAPOL: ASUNTOS DE FAMILIA. Sus enredos en la práctica

UNO Y SU FAMILIA

Para cada uno la familia comienza siendo el primer Otro, el sitio inaugural donde se aloja un personaje decisivo: el Otro primordial, el Otro materno. En la familia como sitio se inscriben las alianzas de sangre entre prójimos y semejantes —que denominamos relaciones de parentesco; allí nos espera el baño inaugural del lenguaje. Es decir que la familia —sea cual fuere su configuración— condensa siempre el lugar y el lazo. 

Después, al final de un análisis —luego de procesar aquel baño de lenguaje mediante los murmullos de lalengua—, familia puede transformarse en otra cosa. Si esto ocurre, cada personaje de la trama adviene, simplemente, el elemento de un conjunto: heteróclito, inconsistente; el que habrá sido reducido, luego de una extrañeza inquietante, a su entidad real de marca.

De este modo, abriendo la vía del sinthome -podríamos decirlo así- familia adviene las marcas del Otro en Uno. Aunque al enunciarlo así -casi, casi- hacemos coincidir “familia” con “fantasma”; pero ahora es el fantasma privado ya de su ser pasional, de las investiduras del sentido con el que extraía  cada Uno el goce a partir del Otro, con su pata en el Otro familiar.

Es este desprendimiento la operación de torsión que espera a cada uno en un análisis para reducir el goce de la familia (Otro), al goce singular de Uno, encausado por un deseo vivible. 

Cito, para finalizar, la frase de Jacques-Alain Miller que me ha disparado esta puntuación: 

“no conformarse con ser hablado por su familia, sino a reconocer su identidad sinthomal… ser su síntoma es librarse, después de haberlas recorrido, de las escorias heredadas del discurso del Otro”  

Ernesto Sinatra, Presidente del VIII ENAPOL

MILLER, J.-A.: El ultimísimo Lacan, Curso de la Orientación Lacaniana – Paidós, pág.140

OBSERVATORIOS:

Observatorio: “La violencia y las mujeres en latinoamérica”-EOL

El proyecto que desarrolla  el Observatorio en la actualidad, se inscribe en el marco de la tercera etapa de trabajo propuesta por la FAPOL. Al relevamiento de las tareas que realizan sus integrantes en los dispositivos en que están insertos, se suma el debate y análisis  de los modos de intervención institucionales (protocolos/ categorías víctima-victimario) vs. la orientación que  sostienen los colegas del Observatorio. Se destaca la importancia de la presencia de los analistas en dichos dispositivos  en tanto permite hacer presente el aporte a la problemática de la violencia, desde el psicoanálisis. Marcelo Marotta

Observatorio: “Autismo”- NEL

Boletín informativo del Equipo del Observatorio de Autismo NEL

RPA: RED DE PSICOANÁLISIS APLICADO

Proyecto Digaí Maré -EBP

“Ese camino hacia la verdad es únicamente solo, es no siendo todos, que se alcanza lo verdadero, nadie lo alcanza, sin embargo, a no ser a través de los otros”. Jacques Lacan. 

El Digaí surgió en el año 2005, cuando dos miembros de la Escuela Brasilera de Psicoanálisis, Ana Lucia Lutterbach y Marcus André Vieira, aprovecharon la interlocución con una importante ONG, actuante en Maré en el área de educación, para probar allí los usos del discurso analítico. Se sumaron a ellos diversos otros, tanto miembros de la Escuela como colegas en diferentes momentos de su formación.

Proyecto Digaí Maré: Se trata de un proyecto de atención psicoanalítico en grupo que se realiza hace ocho años, en una gran villa de la ciudad de Río de Janeiro. Este trabajo es sostenido por varios colegas de la sección Río y aunque se desarrolla en un formato para nada usual – sin los recursos de los cuales nos servimos en los consultorios privados, como el pago, la privacidad y el tiempo lógico – busca orientar-se por la enseñanza de Lacan, de manera que pone a prueba al psicoanálisis sin desviar-se de sus principios.

RUA: RED UNIVERSITARIA AMERICANA

Queridos colegas,

Continuamos con entusiasmo el trabajo iniciado en el marco de la Red Universitaria.

Luego de la valiosa información obtenida a través de los cuestionarios enviados a nuestros colegas, empezamos a sistematizar y ordenar dicha información para así lograr una ágil visualización de la actividad de nuestros miembros de América en las distintas universidades. Cuestión que permitirá enlazar proyectos de investigación en curso.

Además, hemos lanzado la conversación y el trabajo sobre la futura revista. El primer paso ha sido informarnos sobre los  requerimientos para lograr que la misma cuente  con referato e indexación, lo cual es crucial para que nuestras publicaciones estén acreditadas y validadas por las instancias académicas.

Afectuosamente,

Inés Sotelo

Mariana Gómez

IUFI: INICIATIVA UNIVERSITARIA DE FORMACIÓN E INVESTIGACIÓN

Continuamos con el relevamiento IUFI, ya hay muchos inscritos.  Los miembros de EOL, NEL y EBP pueden colaborar invitando a inscribirse a asociados que tienen algún proyecto universitario, de enseñanza o investigación y que desde su propia transferencia de trabajo a la Escuela, puedan promover, transmitir esa transferencia y el interés por el psicoanálisis lacaniano, en el ámbito universitario. Acoger a los no miembros en IUFI  trata de orientar la formación psicoanalítica que con frecuencia se descubre en los estudios universitarios hacia las escuelas de psicoanálisis. Ana Ricaurte

MOVIMIENTO HACIA LA ESCUELA DE NEL EN CHILE

El Movimiento hacia la Escuela de la NEL en Chile, no para.

Encontrarán en el Boletín#12 de Carteles:

1-Entrevistas a cuatro colegas: Francisco Aliste,  Paulina Salinas Olivares, Ana María Solís y Juan Pablo Bustamante responden en torno a lo que hizo posible llegar a la creación de una Sede de la NEL en Chile.

2- También  dos textos: El de  Carlos Barría Román  aborda  la articulación Cartel- Escuela, y Pablo Reyes trabaja el eje: Del ser a la ex-sistencia del analista.

En el “Boletín Informativo” se presentan las elaboraciones en progreso de las Comisiones del Movimiento hacia la NEL: Difusión;  Publicación; Enseñanzas; Biblioteca;  Instituto; Clínica: Red Asistencial.

Bureau da FAPOL

Presidente: Flory Kruger

Secretaria: Cristina González de Garroni

Secretario: Rômulo Ferreira da Silva

Comisión  de Traducción al español:

Flávia Cera

Antonia Claudete Livramento Prado

Maria do Carmo Dias Batista (Coordinadora) 

Comisión de Traducción al portugués:

Silvina Molina

Laura Fangmann

Marita Salgado

Prof. Dr.  Gabriel A. Marra

Silvina Rojas (Coordinadora)